¿qué se puede hacer con los celos infantiles?

Tengo una sobrina que tiene casi 7 años. hace cuatro meses tuvo un hermanito precioso. pues bien, los celos pueden con ella. ha pasado a no hacer caso a sus padres, agobia al bebé, contesta constantemente… está muy muy rebelde, y tememos que le pueda hacer algo al niño. ¿qué podemos hacer con ella? ¿cómo hacerla entender que el bebé es un niño y no un muñeco? ya es mayorcita, y va de mal en peor. ayer se orinó encima. ¿alguien ha pasado ya por esto? necesitamos ayuda.

Esta entrada fue publicada en Bebé. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¿qué se puede hacer con los celos infantiles?

  1. NIMUE (encontro a Merlin!!!) dijo:

    tienes que incluirla en las actividades diarias del bebe, llamala para que te ayude a bañarlo a darle de comer , a darle su biberon, a vestirlo a arrullarlo a cantarle, en fin todo lo que se haga con el bebe ella debera estar incluida.
    es una buena forma de decirle implicitamente que ella tambien es parte de todo eso y que no la estan excluyendo.
    las acciones o las actitudes que tengas con ella acuerdate que siempre seran mejor que las palabras que le puedas decir.

  2. Concepción C dijo:

    Te aconsejo que busquen la ayuda de un profesional. Habla también con la maestra para llegar a pactos comunes.
    A veces, inconscientemente, la familia presta más atención al nuevo bebé, dejándo un poco de lado a la que hasta ahora era la reina de la familia. La niña siente que está peligrando su estatus. Piensa que ella está sufriendo y, debido a esto, se desencadena todo este tipo de comportamiento.
    Cada caso es diferente y, como ya te he comentado anteriormente, deberías pedir ayuda a un profesional y hablar con su maestra para tener líneas de actuación similares.
    Un saludo y espero que se solucione este «problema».

  3. claunek b dijo:

    Lo que sucede es que le han prestado demasiada atención al bebe, esa misma atención la tenia ella y se siente frustrada, uno de los padres debe hacerle caso, no a sus berrinches, si no a sus necesidades, si es una niña superconsentida, entonces haganla participar, que ella también le de comer y cuando la cambien o bañen, jueguen con ella y el bebe, al mismo tiempo. No la prepararon para recibir al bebe. Todas son señales de falta de atención, por otra parte si le hace falta un poco de disciplina.

  4. luna!! dijo:

    es muy importante que lo tengas en cuenta igual que al nuevo bebé (o más). Si siempre tuvo ganas de tener un hermanito, es probable que ahora que se hizo realidad se enfrente con muchos sentimientos dispares
    La llegada del bebé a la casa, por más preparación previa, constituirá pronto otra prueba para tu hijo/a mayor. Especialmente para los más pequeños, que esperaban jugar con su nuevo hermano como con un muñeco o un amiguito.
    Es importante que le expliques las necesidades especiales que requiere un bebé: cambiar los pañales, darle la teta, etc. Una buena idea puede ser mostrarle fotos suyas a la misma edad.
    Otra fuente de problemas son los llantos del bebé: si tu hijo/a es pequeño/a, es recomendable que le expliques que el bebé todavía no puede hablar, y que por eso llora mucho. Enséñale que hay que ser muy paciente.
    Algunos niños manifiestan algunos retrocesos con la llegada de un bebé: pueden volver a pedir la mamadera, hacerse pis encima o aparecer en tu cuarto a la noche. Es importante que no sean muy dura con la niña mayor, es una etapa que pasará.
    Un consejo usual es dedicarle un tiempo a solas al hermana mayor. Pueden ir a pasear, tomar un helado, al cine, etc. Esos momentos juntos harán maravillas en su seguridad y autoestima

    suerte

  5. pepito dijo:

    Rivalidad de los hermanos mayores hacia el recién nacido

    ¿Qué es la rivalidad de los hermanos?
    La rivalidad entre hermanos aquí se refiere a los celos naturales de los niños hacia un nuevo hermano o hermana. Es más probable que los hermanos o hermanas mayores estén celosos cuando nace el bebé. Esto podría durar hasta que tengan 4 ó 5 años de edad. No es sorprendente que la mayoría de los niños a esta edad preferirían ser hijos únicos. En otras palabras, no quieren tener que compartir el cariño y tiempo de los padres con otro niño. La llegada de un nuevo bebé es causa especial de tensión para el primogénito y para los hermanos menores de 3 años. Los celos surgen cuando el hermano mayor ve que el recién llegado recibe toda la atención, todas las visitas, todos los regalos y un trato especial.

    El síntoma más común de rivalidad entre hermanos es la gran cantidad de demandas de atención: el niño mayor quiere ser tenido en brazos y llevado de un lado a otro, especialmente cuando la madre está ocupada con el recién nacido. Otros síntomas incluyen actuar otra vez como un bebé (comportamiento regresivo), por ejemplo chupándose el pulgar, mojándose o ensuciándose los pantalones. También puede haber comportamiento agresivo; por ejemplo, tratar bruscamente al bebé. Todos estos síntomas son normales. Aunque algunos pueden ser prevenidos, los demás pueden mejorar en pocos meses.

    ¿Cómo se puede prevenir la rivalidad entre hermanos?
    Durante el embarazo
    – Prepare al hermano mayor para la llegada del nuevo bebé. Háblele acerca del embarazo. Haga que su hijo sienta los movimientos del bebé.

    – Trate de encontrar un hospital que ofrezca clases para hermanos mayores donde los niños puedan aprender acerca de los bebés y a compartir a sus padres con su nuevo hermano o hermana.

    – Trate de dar a su hijo la oportunidad de estar cerca de un bebé nuevo para que tenga una mejor idea de lo que puede esperar.

    – Pídale a su hijo mayor que le ayude a preparar el cuarto del bebé.

    – Cambie al mayorcito a un cuarto diferente o a una nueva cama varios meses antes del nacimiento del bebé. Si lo va a inscribir en un grupo de juegos o en una guardería, haga los arreglos necesarios bastante antes de que nazca el bebé.

    – Elogie a su hijo mayor por su comportamiento maduro, tal como hablar, usar el baño, alimentarse o vestirse solo y jugar por su cuenta.

    – No haga demandas de nuevos logros (tal como el aprendizaje de hábitos higiénicos) durante los meses inmediatamente anteriores al parto. Aunque su hijo parezca estar listo, posponga estos cambios hasta que su hijo se haya adaptado bien a la llegada del nuevo bebé.

    – Dígale a su hijo adónde irá y quién lo cuidará cuando usted vaya al hospital, si es que no se va a quedar en casa con su papá.

    – Lean libros juntos sobre lo que ocurre durante el embarazo y después de que nace el bebé.

    – Vean las fotos familiares y hablen sobre el primer año de vida de su hijo.

    En el hospital
    – Llame por teléfono diariamente a su hijo mayor desde el hospital.

    – Trate de hacer que su hijo mayor los visite a usted y al bebé en el hospital. Muchos hospitales permiten esto.

    – Si su hijo mayor no puede visitarla, envíele una fotografía del nuevo bebé.

    – Anímele a su papá que invite a su hijo a una excursión especial durante este tiempo (por ejemplo, al parque, al zoológico, al museo o a la estación de bomberos).

    La llegada a casa
    – Cuando llegue a casa, dedique los primeros momentos al hermano mayor. Haga que alguna otra persona lleve al bebé al entrar en la casa.

    – Déle al hermano o hermana mayor un regalo «de parte del nuevo bebé».

    – Pida que los visitantes presten especial atención al niño mayor. Haga que su hijo mayor desenvuelva los regalos del bebé.

    – Desde el principio, hable del recién nacido como «nuestro bebé».

    Los primeros meses en casa
    – Dé a su hijo mayor la atención adicional que necesita. Ayúdele a sentirse más importante. Trate de dedicarle por lo menos 30 minutos exclusivamente para él, sin interrupciones. Contrate a una niñera para cuidar al bebé mientras usted y el niño mayor pasean o ven fotos de él cuando era bebé. Asegúrese también que el papá y otros parientes pasen más tiempo con él durante el primer mes. Déle mucho afecto físico a través del día.

    – Cuando usted esté ocupada atendiendo al bebé, trate de incluir a su hijo mayor hablando con él. Cuando esté amamantando o alimentando con botella al bebé, lea un cuento, juegue un juego, o haga un rompecabezas con su hijo mayor.

    – Estimule a su hijo mayor para que toque al bebé y juegue con él en presencia de usted. Permita que sostenga al bebé mientras su hijo está sentado en un sillón con brazos. Evite las advertencias como «No toques al bebé». Los recién nacidos no son frágiles, y es importante que usted demuestre la confianza que tiene en su hijo. Sin embargo, no permita que el hermano lleve en brazos al bebé hasta que llegue a la edad escolar.

    – Obtenga la cooperación de su hijo mayor como asistente. Aliéntelo para que ayude con los baños, seque al bebé, traiga un pañal limpio o encuentre juguetes o un chupete. En otras ocasiones, haga que alimente o bañe a un muñeco cuando usted esté alimentando o bañando al bebé. Ponga énfasis en lo mucho que el bebé «quiere» al hermano mayor. Haga comentarios como «Mira qué contento se pone el bebé cuando juegas con él» o «Tú siempre logras hacer reír al bebé».

    – No les pida a los niños mayores que estén callados por el bebé. Los recién nacidos duermen bien aun con ruido en la casa. Pedirles que estén callados podría causar resentimientos.

    – Acepte el comportamiento regresivo, tal como chuparse el pulgar o colgarse de usted, como algo que su hijo necesita hacer temporalmente. No lo critique.

    – Cuando su hijo se comporte agresivamente, intervenga inmediatamente. Dígale «Nunca hay que lastimar al bebé». Déle una «suspensión temporal» durante unos minutos. No nalguee su hijo ni le pegue en la mano en esas ocasiones. Si le pega, alguna vez él tratará de hacer lo mismo al bebé para vengarse. Durante las primeras semanas no deje solos a los dos.

    – Si su hijo mayor tiene bastante edad, aliéntelo a que hable sobre sus sentimientos conflictivos acerca del nuevo bebé. Sugiera un comportamiento alterno: «Cuando estés enojado con el bebé, ven conmigo y te daré un gran abrazo.

    ¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?
    Llame a su médico durante el horario normal si:
    – Su hijo mayor trata de lastimar al bebé.
    – El comportamiento regresivo no parece mejorar después de un mes.
    – Usted tiene otras preguntas o inquietudes.

  6. Klau... dijo:

    al nacer el bebito debieron poner un regalito a su lado para que la pequeña viera que su hermanito la quiere y traia un regalo….pero en fin…ahora es darle responsabilidades o integrarla a los quehaceres del bebe, por ejemplo, darle la leche (si toma biberon), ayudar a cambiar los pañales o prepararle la ropita cualquier cosa asi, pero haciendole sentir que la tarea encomendada depende de ella

    suerte

  7. a.e.m. dijo:

    Debe ser muy difícil.
    Lo mejor es darle mucho cariño,porque aunque os creáis que mayorcita ella sigue siendo una niña. No se si se la riñe mucho, pero no se trata de reñirla sino de hacerle entender la cosas, sigo diciendo con mucho amor, y si quiere participar, aunque lo haga mal, dejarla e intentar que lo vaya haciendo mejor. Que sienta las ventajas de ser la mayor.
    Mi hija tuvo algo de celos, sigue teniendo alguno, aunque ella es más pequeña.
    De todas formas si veis que es un verdadero problema, se le puede consultar al pediatra y el, sera la persona que mejor os pueda indicar que medidas tomar. Me refiero a llevarla a un sicólogo, para que la ayude a ella y a vosotros también.

  8. vic dijo:

    En ocasiones cuando tenemos un niño en casa y luego llega el bebe pues es normal que sienta celos por que antes del bebe toda la atención era para el niño, pero como tenemos bebe pensamos y le decimos al niño que el bebe necesita mas atención, y no debe de ser así, claro el bebe necesita muchos cuidados, pero al niño que tenemos en casa también, por que mas que nunca se siente olvidado haz le sentir que nada a cambiado.

  9. Marìa D dijo:

    La niña tiene que recibir mucho cariño sobre todo porque tiene 7 años. Hay que demostrarle a ella que se la sigue queriendo porque aunque se le hagan cariños al bebè, èste no se entera tanto y la chiquita si comprende. No tiene que sentirse desplazada por la llegada del hermanito porque sufre y por èso se comporta de esa manera.
    Os aconsejo el libro de Miguel Delibes «El Prìncipe Destronado». En este libro se toca el tema de los celos infantiles con la llegada de un nuevo hermanito.

Los comentarios están cerrados.