Semana 28, Tu cuerpo, «mamá»

Tu cuerpo

La piel de tu abdomen sigue estirándose y te empieza a producir picores. El crecimiento del útero puede ocasionarte también algún dolor de espalda y de pelvis. Estas molestias son normales, ¡signo de que tu bebé se hace grande!

En esta etapa del embarazo, los movimientos fetales son muy continuados, e incluso pueden llegar a despertarte por la noche o a provocar que te cueste dormir. El insomnio es bastante frecuente a partir en el tercer trimestre de embarazo.

En cuanto a las consultas médicas, a partir de esta semana deberás visitar a tu médico cada quince días. En el caso de que seas Rh negativo se te aplicará una inyección de anti D si hay riesgo de que tu hijo sea Rh positivo, para prevenir la incompatibilidad Rh.

Esta entrada fue publicada en Aplicación móvil. Guarda el enlace permanente.